Aprendiendo a Desaprender

Otro seguidor del TAO cristiano y unitario universalista

Estamos en Guerra!

La Guerra de las Redes

Las Cronicas de Clinton

Los Nuevos Terroristas

Paremos la guerra

Musulmanes, Terroristas y los Estados Unidos
Un giro diferente en la guerra de Irak. ¡Esta GUERRA es REAL!
Por Dr. Vernon Chong, Mayor General, USAF
Cirujano retirado de la Fuerza Aérea y Ex Comandante del
Centro Médico Wilford en San Antonio, Texas

Traducido por Francisco Bianchi Castillo

Recibí este artículo en Inglés sobre la situación de la guerra en Irak y del terrorismo Musulmán que se está perpetrando en diferentes partes del mundo y me pareció importante traducirlo y hacerlo circular, ya que nos vemos saturados de un montón de opiniones que nos inducen a pensar equivocadamente acerca de la situación real que el mundo está viviendo. Además, está escrito por un experto en la materia, como lo podrán corroborar si lo leen.

A continuación, y previo al documento en sí, la opinión de un hombre al que conozco personalmente y sé que es un intelectual de altos quilates y alguien que se ha preocupado de mantenerse al día con los acontecimientos mundiales y su implicación en el diario vivir. Imparte seminarios en los Estados Unidos y otras partes del mundo sobre diversos temas económicos, financieros y presenta soluciones basadas en los principios y valores del judeocristianismo, Dennis Peacocke:

“Este es, sin lugar a dudas, el escrito más articulado y convincente sobre la guerra en Irak que yo he leído. Si usted tiene algunas dudas, por favor abra su mente a este documento y omita una evaluación justa. Yo no tenía idea de quien era el Dr. Chong o sobre la fuente de estas apreciaciones, así que cuando recibí el documento, casi lo borro a pesar de lo bien escrito que está. Pero, entonces, lleve a cabo una búsqueda en Google sobre el Doctor y encontré que es un Cirujano retirado (el 12 de julio de 2005), de la Fuerza Aérea de Estados Unidos de Norteamérica. Así pues, es una persona con conocimiento y seriedad y también está conectado con asuntos de los Veteranos de California.
Estos son sus pensamientos al respecto, y creo que vale la pena leerlos y meditar acerca de ellos.”

Para salir de una dificultad, uno usualmente tiene que pasar por ella. Nuestro país está ahora encarando la más seria amenaza a su existencia, como ya lo sabemos, que hemos enfrentado tanto en su vida como en la mía, (incluyendo la II Guerra Mundial). La seriedad mortal está grandemente concertada por el hecho que hay muy pocos de nosotros que pensamos que es posible perder esta guerra y aún menos, que entienden lo que significa verdaderamente perder.

Primeramente, examinemos algunas cosas básicas:

¿Cuándo empezó verdaderamente la amenaza para nosotros? Muchos dirán que fue el 11 de septiembre, 2001. La respuesta, en cuanto a Estados Unidos concierne, es en 1979. Veintidos años antes del ataque del 11 de septiembre del 2001, con los siguientes ataques:

  • Rehenes en la Embajada de Irán, 1979;
  • Ataque a la Embajada en Beirut, Líbano en 1983;
  • Ataque a las Barracas de los Marines en Beirut, Líbano en 1983;
  • Ataque al vuelo de Pan Am a New York, Lockerbie, Escocia en 1988;
  • Primer ataque al Centro mundial de Comercio en New York, en 1993;
  • Ataque al complejo de Torres Militares en Dhahran, Arabia Saudita, 1996;
  • Ataque a Embajada, Dares Salaam, Tanzania, en 1998;
  • Aden, Yemen USS Cole en 2000;
  • Ataque al Centro Mundial de Comercio de New York, en 2001;
  • Ataque al Pentágono en Washington, en 2001.

(Hay que hacer notar que durante el período de 1981 al 2001 hubo 7,581 ataques terrorista alrededor del mundo).

¿Por qué fuimos atacados? Por envidia de nuestra posición, por nuestro éxito, y nuestras libertades. Los ataques pasaron durante las administraciones de los Presidentes Carter, Reagan, Bush, Clinton y Bush 2. No podemos culpar a los republicanos o a los demócratas ya que no hubo provocaciones de parte de ninguno de los presidentes o de sus inmediatos predecesores, Presidentes Ford o Carter.

¿Quiénes fueron los atacantes? En cada caso, los ataques a los Estados Unidos fueron perpetrados por musulmanes.

Cuál es la población musulmana en el mundo? 25%

¿No es la religión musulmana pacífica? Eso esperamos, pero eso no es verdaderamente importante.

No cabe duda que la población predominantemente cristiana de Alemania era pacífica, pero bajo el liderazgo dictatorial de Hitler (quien también era cristiano), no hizo diferencia. O usted se alineaba a la Administración o era eliminado. Hubo entre 5 a 6 millones de cristianos muertos por los nazis debido a razones políticas (incluyendo a 7,000 sacerdotes polacos). (mire www.nazis.testimony.co.uk/-a.htm)

De este modo, casi el mismo número de cristianos fueron asesinados por los nazis que los seis millones de judíos del holocausto, y muy rara vez oímos algo más que las atrocidades contra los judíos. A pesar que Hitler mantuvo al mundo enfocado en los judíos, él no vaciló en matar a cualquiera que se interpusiera en su camino de exterminación a los judíos o de apoderarse del mundo — alemanes, cristianos o cuales quiera otros.

Lo mismo pasa con los musulmanes terroristas. Ellos enfocan el mundo en los Estados Unidos, pero matan a quien sea en el camino – sea su propia gente o a españoles, franceses o a cualquiera. El punto aquí es que, igual que los pacíficos alemanes no fueron de ninguna protección contra los nazis, no importando cuantos musulmanes pacíficos haya, no son de protección para nosotros en contra de los líderes terroristas musulmanes y contra lo que, fanáticamente, están inclinados a llevar a cabo — en sus propias palabras — matarnos a nosotros, los “infieles.” Yo no culpo a los musulmanes pacíficos. ¿Qué haría usted si su opción es callarse o morir? No hay forma de que podamos responder honestamente, más que no son otros sino los terroristas musulmanes los culpables. Tratar de ser correctos políticamente y evitar verbalizar esta conclusión, puede muy bien ser fatal. No hay forma de ganar si no se reconoce y articula claramente contra q! uien estamos peleando.

Así que con ese trasfondo, ahora entramos a las dos preguntas más importantes:

  1. ¿Podemos perder la guerra? y
  2. ¿Qué significa verdaderamente perder?

Si vamos a ganar, tenemos que responder claramente estas dos preguntas fundamentales. Nosotros, definitivamente, podemos perder esta guerra, y tan anómalo como pueda sonar, la razón principal para perder es que la mayoría de nosotros simplemente no profundizamos en la respuesta a la segunda pregunta — ¿Qué significa verdaderamente perder? Pareciera que la mayoría de nosotros piensa que perder la guerra significa esconder nuestras cabezas, traer de regreso las tropas a casa y seguir con nuestros negocios, como sucedió después de Vietnam. Esto es lo más alejado de la verdad de lo que se pueda estar. Lo que verdaderamente significa perder es: No seremos más la primer potencia mundial. Los ataques no van a terminar, sino más bien se incrementarán continuamente. Recuerden, ellos nos quieren muertos, no solamente quietos. Si solamente nos quisieran callados, no hubieran perpetrado una serie de múltiples ataques contra nosotros durante ! los últimos 18 años. Claramente, el plan era que los terrorista nos atacaran hasta que fuéramos neutralizados y sometidos a ellos. Por supuesto, ya no tendríamos el apoyo de otras naciones por el miedo a las represalias y por la razón que ellas verían que somos impotentes y no las podemos ayudar.

Ellos escogerán las otras naciones no musulmanas, una a la vez. Cada vez será más fácil para ellos. Ya tienen a España como rehén. No importa si fue correcto para España el retirar sus tropas de Irak. España lo hizo porque los terroristas bombardearon su tren y les dijeron que retiraran sus tropas. Cualquier otra cosa que ellos quieran que España haga, será hecho. ¡España está acabada! La próxima, probablemente será Francia. Nuestra esperanza es que Francia pueda ver la luz y entienda que si nosotros no ganamos, ellos están perdidos también, en el hecho que ellos no pueden resistir a los terroristas musulmanes sin nosotros. Sin embargo, puede que sea muy tarde para Francia. ¡Francia ya es 20% musulmana y decayendo rápidamente!

Si perdemos la guerra, nuestra producción, nuestros ingresos, nuestras exportaciones y nuestro nivel de vida se desvanecerán de lo que son hoy. Después de perder, ¿quién comerciaría con nosotros si fueran amenazados por los musulmanes? Si nosotros no podemos parar a los musulmanes, ¿cómo lo podría hacer alguien más? Los musulmanes saben bien lo que se está jugando en esta guerra y, por lo tanto, están totalmente comprometidos a ganar a cualquier costo. ¿Por qué insisto tanto acerca de los resultados de perder? Muy simple, hasta que reconozcamos lo que implica perder, no podremos unificarnos y verdaderamente poner el 100% de esfuerzo para ganar. Así que, ¿cómo podemos perder la guerra? Nuevamente, la respuesta es sencilla. Podemos perder la guerra por medio de la auto destrucción. Es decir, derrotándonos a nosotros mismos al rehusarnos a reconocer al enemigo y sus propósitos, y verdaderamente entrarle de lleno al asunto, prestando ! total apoyo al esfuerzo de la guerra. Si estamos unidos, no hay manera que perdamos. Si continuamos estando divididos, no hay manera que podamos ganar.

Déjenme darles algunos ejemplos de cómo simplemente no comprendemos la seriedad de vida o muerte de esta situación. El Presidente Bush selecciona a Norman Mineta como Secretario de Transporte. Aunque todos los ataques de terroristas fueron cometidos por musulmanes entre los 17 y 40 años de edad, el Secretario Mineta se rehúsa permitir la toma de perfiles. ¿Les suena como que estamos tomando esto en serio? ¡Estamos en Guerra! Y mientras dure, vamos a tener que renunciar a algunos de lo derechos civiles a los que estamos acostumbrados. Mejor estemos preparados a perder algunos de nuestros derechos civiles temporalmente o de lo contrario, los perderemos permanentemente. Y no se preocupen de que sea una pendiente resbalosa. Nosotros cedimos bastantes derechos civiles durante la Segunda Guerra Mundial, pero inmediatamente los restauramos después de la victoria y, de hecho, añadimos más desde entonces.

¿Le hecho la culpa al Presidente Bush o al Presidente Clinton antes que él? No, yo creo que la culpa es nuestra por asumir alegremente que podemos mantener toda nuestra “corrección política” y todos nuestros derechos civiles durante este conflicto y, al mismo tiempo, pelear una guerra limpia, legal y honorable. Ninguno de esos términos se aplican a la guerra. Sáqueselos de su cabeza. Algunos han ido tan lejos en sus críticas sobre la guerra y/o la Administración , que casi pareciera que quisieran vernos perder. Me apresuro a añadir que no es porque sean desleales. Es porque no reconocen lo que significa perder. No obstante, esa conducta da la impresión al enemigo de que estamos divididos y debilitados. Le preocupa a nuestros amigos, y le hace mucho daño a nuestra causa. De cuño má! s reciente, el clamor levantado por los políticos y los medios de comunicación acerca del trato dado a algunos prisioneros de guerra, tal vez ejemplifica de mejor forma lo que estoy tratando de decir. Hemos tenido el caso reciente, en relación al trato dado a algunos musulmanes prisioneros de guerra, por un grupo pequeño de nuestros policías militares. Estos son el tipo de prisioneros que, solamente unos meses atrás, tiraban a su propia gente de los edificios, les cortaban las manos y sus lenguas y por otra parte, asesinaban a su propia gente únicamente por estar en desacuerdo con Saddam Hussein. Y solamente unos pocos años atrás, este mismo tipo de prisioneros mataron 400,000 personas de su propio pueblo con armas químicas, por la misma razón.

Ellos también son la misma clase de guerreros enemigos, quienes recientemente quemaban americanos y arrastraban sus cuerpos carbonizados por las calles de Irak. Y aún más reciente, el mismo tipo de enemigos que estaban y están proveyendo videos a todas las fuentes de noticias internacionales, de cómo decapitan a los prisioneros americanos que tenían cautivos. Compare esto con algunos de nuestros medios de comunicación y con algunos de nuestros políticos, quienes, por varios días, no han pensado y hablado más que de la “humillación” sufrida por algunos prisioneros musulmanes – no quemados, no arrastrados sus cuerpos carbonizados por las calles, no decapitados, pero “humillados.” ¿Puede ser esto cierto?

Los políticos y los analistas de los medios de comunicación han hablado hasta de denunciar al Secretario de Defensa. Si esto no muestra la falta total de entendimiento y comprensión de la seriedad del enemigo contra el que estamos peleando, el conflicto de vida o muerte en el que estamos y los resultados desastrosos de perder la guerra, nada lo hará. El llevar a nuestro país a un virtual estancamiento político por el hecho de estos prisioneros de guerra, nos hace parecer como Nerón tocando su lira mientras Roma se quemaba – totalmente sin conciencia de lo que está pasando en el mundo real. Ni nosotros, ni ningún otro país, puede sobrevivir esta lucha interna. Nuevamente digo, esto no quiere decir que algunos de nuestros políticos o alguna gente de los medios de comunicación sean desleales. Simplemente significa que están absolutamente inconscientes de la magnitud de la situación en la que estamos inmersos y a la que los terrorista! s musulmanes nos han estado empujando por muchos años.

¡Recuerden que la meta fijada de los musulmanes es matar a todos los infieles! Eso se traduce a todos lo no musulmanes – no solamente en los Estados Unidos, sino alrededor del mundo. Somos el último bastión de defensa. Hemos sido criticados por muchos años cómo “arrogantes”. Ese cargo es válido en por lo menos un aspecto. Somos arrogantes en cuanto creemos que somos tan buenos, poderosos y listos, que podemos ganar las mentes y los corazones de aquellos que nos atacan, y que con nuestras ambas manos atadas a la espalda, podemos derrotar cualquier mal en el mundo. Si no reconocemos esto, nuestra nación, como la conocemos, no sobrevivirá y ningún otro país libre en el mundo sobrevivirá si nosotros somos derrotados.

Y finalmente, nombre algún país musulmán en el mundo que permita la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad de religión, la libertad de prensa, la igualdad de derechos para todos – dejemos igualdad para todos, igualdad de condiciones o algún derecho para las mujeres, o que hayan sido productivos en alguna forma que contribuya al bien del mundo.

Esta ha sido una larga forma de decir que debemos estar unidos en esta guerra o de lo contrario, seremos igualados en los libros de historia a la caída del Imperio Romano causada por ellos mismos. Si esto ocurre, los líderes musulmanes permitirán que los libros de historia sean escritos o leídos. Si no ganamos esta guerra ahora mismo, mantenga sus ojos abiertos para ver cómo los musulmanes tomarán Francia durante los próximos 5 años o menos. Seguirán incrementando la población musulmana en Francia y continuarán invadiendo, poco a poco, las tradiciones francesas establecidas. Los franceses estarán peleando entre ellos sobre lo que se debe o no se debe hacer, lo cual los seguirá debilitando y los mantendrá alejados de tomar decisiones unificadas. ¿No nos suena esto misteriosamente familiar?

Las democracias no pierden sus libertades por alguna fuerza externa militar. Pierden sus libertades por medio de decisión tras decisión, “políticamente correctas.” Y están perdiendo esas libertades por aquellos que han mostrado mundialmente que aborrecen la libertad y no se la aplican a uno ni a ellos mismos una vez que están en el poder. Han mostrado universalmente que cuando toman el control, empiezan a matarse brutalmente entre ellos para ver quienes serán los pocos que controlan a las masas. ¿Dejaremos de oír alguna vez de los políticamente correctos, sobre los “pacíficos musulmanes”? Cierro con una nota de esperanza, repitiendo lo que dije antes. Si estamos unidos, no hay forma de perder. Espero ahora que, después de las elecciones, las facciones de nuestro país empezar! án a enfocarse en la situación crítica que estamos enfrentando y se unirán para salvar a nuestra nación. ¡Es de su futuro del que estamos hablando! ¡Haga lo que pueda para preservarlo!

Después de haber leído este documento, todos debemos hacer esto no solamente por nosotros mismos, sino por nuestros hijos, nuestros nietos, nuestro país y por el mundo. Seamos demócratas o republicanos, conservadores o liberales y esto incluye a los políticos y a los medios de comunicación de nuestra nación y del mundo libre. Por favor envíe este documento a cualquier persona que usted sienta que desearía o NECESITA leerlo. Nuestros “líderes” en el Congreso deben de leerlo también. Hay quienes encuentran falta en nuestra nación, pero es obvio para cualquiera que verdaderamente piensa sobre esto, ¡que nos debemos UNIR!

Si desea ver quien es el autor de este documento, vaya al siguiente sitio en Internet de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. http://www.af.mil/bios/bio.asp?bioID=5000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: